Cuidado Básico Facial

Lucir bien a diario no solo implica los atuendos que usemos día a día, sino que como parte de nuestra buena apariencia así como un buen hábito personal, los hombres tenemos que tomar con bastante seriedad el cuidado facial. Sabemos que la piel del hombre y la de la mujer son distintas y las características de la piel masculina hacen que los hábitos de higiene sean distintos a los de las pieles femeninas. Esto se debe a que la piel masculina es un 24% más espesa que la de la mujer, por lo que es más resistente. Asimismo, el hombre tiene una piel más firme y envejece más tarde pero, sin embargo, de manera más brusca. Hay muchos hombres que se preocupan por el cuidado de la piel pero el número que utilizan productos de tratamiento facial es muy poco.
A continuación te presentamos unos cuantos hábitos cosméticos fáciles de hacer que debemos seguir los hombres para mantener nuestra piel cuidada:
1. Después de afeitarse recurre a la hidratación en tu rutina. Una gran ventaja en los productos para hombre son que son de rápida absorción por ello no dejan la piel grasa y elevan las reservas de agua en la piel reparando los daños que da el afeitado.
2. Para combatir un rostro cansado puedes recurrir a mascarillas relajantes que en pocos minutos te brindarán una mayor luminosidad a tu rostro.
3. Aunque la piel masculina es menos propensa a las arrugas, es recomendable que a partir de los 30 años utilices con más regularidad una crema hidratante y protector solar.
4. Evita el cansancio, el estrés, llevar una dieta desequilibrada, el alcohol y fumar ya que son los principales factores que afectan de manera negativa a la piel.
5. Las colonias jamás deben utilizarse como after shave, ya que si lo haces automáticamente te irritara la piel y se resecará en exceso. En cambio los after shave te ayudan a que no te quede la piel irritada y a evitar la aparición de granitos.
6. El jabón o gel para la ducha no es el apto para tu rostro, debes usar uno adecuado para tu tipo de piel, si no estarás proporcionando que las glándulas sebáceas generen más grasa en tu rostro.